RIC Brasil 2022 Logotipo - Circular (1).png
RIC Brasil 2022 Logotipo - Circular (1).png

História da Ocupação Humana na Região

 El municipio de Praia Grande está ubicado en el extremo sur del Estado de Santa Catarina, al pie de las estribaciones de la Serra Geral.  Su territorio, al sur y al oeste, limita con el Estado de Rio Grande do Sul.

 Praia Grande heredó su nombre de los arrieros que, al ver las inmensas extensiones de guijarros en las orillas de los ríos, principalmente el río Mampituba, la llamaron “Praia de Pedras Grandes”.  Se emancipó el 19 de julio de 1958 y el nombre elegido para el municipio fue “Praia Grande”.  Hoy conocida a nivel nacional como la “Capital de los Cañones”.

 Se sabe que sus tierras fueron habitadas originalmente por poblaciones indígenas originarias de las etnias Guaraní, Xokleng y Kaingang en lo alto de la cordillera.  Ellos fueron los encargados de abrir los primeros senderos y trochas que conectaban la parte baja de la llanura con la parte alta de la cordillera.

 Posteriormente, en el siglo XVIII, se ocupó la cima de la montaña para la implantación de las primeras haciendas ganaderas.  Una estrategia del gobierno real portugués para ocupar las tierras del sur de Brasil.  Allí tuvo lugar la primera formación económica intensiva de la región, con la ganadería como base.

No pasó mucho tiempo antes de que los ganaderos en lo alto de las montañas se dieran cuenta de que las tierras al fondo de los valles eran más fértiles y el clima más templado, propicio para la agricultura.  Fecha de las primeras cortas y quemas de los valles de Praia Grande, iniciadas por peones, agregados y esclavos de las haciendas serranas.  Prueba de ello es la comunidad tradicional de remanentes quilombolas de São Roque y la comunidad de Mãe dos Homens, antes conocida como Roça da Estância.  La “roça” en sí no estaba ubicada en los campos de montaña de las estancias, sino en los valles fértiles de la Serra Geral, configurando así la “Roça da Estância” como un hito de la cultura de Praia Grande.

 La comunidad de São Roque se encuentra actualmente declarada como territorio tradicional de remanentes de quilombolas, reconocido por la Fundación Palmares, IPHAN y el Ministerio Público.  En su territorio se encuentra el Pico da Pedra Branca, donde se practican diversas actividades de aventura y ecoturismo, como escalada, trekking y salto base.  Allí también se encuentran tres grandes cañones, el Josafáz, el Faxinalzinho y el São Gorgonha.  La comunidad mantiene una asociación en la que busca constantemente alianzas para mantener su cultura y promover el turismo.  Uno de los sellos de su identidad es la agricultura ecológica, en la que los comuneros se han mantenido como guardianes de las semillas criollas durante casi dos siglos.

 A partir del siglo XIX se intensificó la llegada de inmigrantes europeos, principalmente disidentes de las colonias alemanas en Rio Grande do Sul que, al llegar a Torres, treparon por las márgenes del río Mampituba en busca de mejores tierras cultivables.  Los italianos, a su vez, también contribuyeron a la formación del pueblo praiagrandense, provenientes de lo alto de las montañas y de los valles catarinenses de la colonización italiana.

 En este período, sin duda, los arrieros fueron los que más contribuyeron al desarrollo de la ciudad.  Crearon puestos comerciales para intercambiar mercancías y atender la demanda de transporte que se realizaba mediante el uso de mulas.  La ciudad se desarrolló, se crearon las principales casas “secas y húmedas” y Vila Rosa se convirtió en un centro comercial.  El camino principal que conectaba la montaña con la costa pasaba por Vila Rosa, adentrándose en las montañas y acantilados de la Serra Geral.  Fueron los arrieros, responsables de dinamizar el espacio social y económico de Praia Grande, con ellos, además de las casas comerciales, surgieron las talabarterías, herrerías y las primeras casas de hospedaje.

 A principios del siglo XX se produjo un gran movimiento migratorio desde las zonas costeras hacia las regiones más cercanas a la falda de la montaña.  Fue entonces cuando el comercio se trasladó de Timbopeba a lo que actualmente es el centro de Praia Grande.  La llegada de la Iglesia Episcopal y la construcción de una iglesia católica hizo crecer la ciudad a orillas del río Mampituba.  Praia Grande se convirtió en el gran puesto de avanzada que conectaba las montañas con la costa.  Los caminos se ampliaron y en la década de 1940 se inauguró la primera carretera que conectaba Praia Grande con la región norte del Estado de Santa Catarina, la SC-108, carretera Nereu Ramos.  A partir de entonces, la ciudad sólo tenía que crecer.  En la década siguiente, en 1958, Praiagrandenses logró la ansiada emancipación política, convirtiéndose en un municipio más de Santa Catarina.

 Estos primeros habitantes vivían de una manera muy sencilla, las casas eran de junco y barro, o madera encerrada en la misma “zarza”, para cocinar, generalmente se hacía fuego en el suelo y se colgaba la olla de un gancho junto a un trípode. Mantuvieron el “pixurú” como actividad sociocultural, que consistía en intercambiar jornadas de trabajo entre las familias más humildes.  Actualmente, la región de Aparados da Serra es candidata a Geoparque de la UNESCO, contando, sólo en el territorio de Praia Grande, con dos geositios: Cañón de Itaimbezinho y Cañón de Malacara.  Según estudios recientes, la ciudad tiene tres sitios históricos relevantes, ellos son: los cementerios centenarios de la comunidad quilombola (comunidad de personas de ascendencia africana) de São Roque, las ruinas de la antigua comunidad de Fundo do Rio do Boi y las inscripciones rupestres del cañón Malacara.

 En las últimas tres décadas, el turismo ha ganado su espacio y protagonismo a nivel nacional e internacional, a través de los diversos senderos en los cañones de los Parques Nacionales Aparados da Serra y Serra Geral.  Paseos en globo, vehículos todo terreno, bicicletas y paseos a caballo se suman a la diversión de los visitantes que llegan.

 

 El barranquismo es una de las actividades de aventura que destaca, más aún por los peculiares cañones que jalonan su geografía.  Actividad iniciada en la región a mediados de la década de 1990, a través de expediciones compuestas por equipos franceses y portoalegrenses, se iniciaron las primeras conquistas en los cañones de ÍndiosCoroados, Malacara y Fortaleza.  A partir de entonces, los jóvenes locales entraron en contacto con las técnicas y equipos verticales, iniciando la conquista de nuevos barrancos y rutas.  Hoy en día, existe una variada selección de rutas que cuentan con más de 50 rutas de barranquismo.

 

 

 

 

 

Texto: Frank Lumertz

Imagens povo Xoklengs: Daniel Librelato Massuco

Povo Xokleng Thinia Índio (1).jpg
Povo Xokleng Thinia Índio (4).jpg